El vaso

que nunca se llena