Envejece

sin convertirte

en la caricatura

de ti mismo