Estamos continuamente dando rodeos a la solución

que siempre ha estado aqui, al alcance de la mano.

Sólo hace falta estar lo suficientemente dañado

para tener el valor de solucionar nuestros problemas.