Gente especialmente dañada

Gente especialmente dañada

Los artistas, los psicólogos, los ginecólogos y los jugadores de ajedrez.

Todos son profesionales de vocación.

Vocación que nace ya muy de pequeños cuando sus familias eran como eran.